Morelia, Michoacán.-  Un niño de un año y dos meses de edad murió al meter su cabeza en una cubeta llena con pintura, donde lo encontró su mamá, sus familiares trataron de salvarlo al darle los primeros auxilios, pero ya era demasiado tarde.

El hecho fue la tarde de este domingo, en una residencia de la calle Nicolás Bravo, entre la Primera Cerrada de Tratado de Libre Comercio y la calle Janitzio, en la colonia Solidaridad. La madre del pequeño narró a la Policía que fue al sanitario y al regresar halló a su hijo en las condiciones antes mencionadas.

El fallecido se llamó Luis Ángel G. Él fue llevado por su madre con unos vecinos para que le dieran los primeros auxilios, pero no reaccionó, uno de sus tíos también intentó reanimarlo, sin embargo no lo consiguió.

Minutos después unos paramédicos de la Cruz Roja acudieron al hogar y al revisar el bebé confirmaron su deceso. Policías militares y municipales resguardaron el lugar en apego a la cadena de custodia. La Unidad de Investigación Científica de la Coordinación de Servicios Periciales y los agentes del G5 hicieron las investigaciones correspondientes.