Los ex alcaldes de Apatzingán y del municipio de Numarán que fueron encarcelados por delitos relacionados al crimen organizado, fueron liberados y exonerados este fin de semana, a menos de tres meses del cambio de poderes en Michoacán. 

Uriel Chávez Mendoza, ex alcalde de Apatzingán, pasó un año y dos meses en prisión acusado de extorsión, peculado y vínculos con Los Caballeros Templarios, pero esta semana un juez de primera instancia le dictó sentencia absolutoria por no encontrar elementos en su contra, según confirmaron fuentes de la Procuraduría General de Justicia en el estado. 

La excarcelación del ex alcalde se registró el miércoles pasado, cuando abandonó el penal de mediana seguridad “David Franco Rodríguez”, ubicado en el municipio de Charo, a 20 kilómetros de Morelia. 

Uriel Chávez de extracción priísta, tenía en su contra más de 50 denuncias penales por delitos de extorsión incluidas las de siete regidores del ayuntamiento de Apatzingán y varios prestadores de servicios que lo acusaron de haberlos extorsionado para entregarle dinero al cartel de Los Caballeros Templarios. 

De acuerdo a las fuentes consultadas, la PGJE apeló la sentencia del juez, por lo que habrá de esperar que se desahoguen las pruebas que pudieran regresar al ex alcalde a la cárcel. 

En este contexto, el ex alcalde del municipio de Numarán, José Luis Madrigal Figueroa, presidente de Numarán, también fue liberado y exonerado por falta de pruebas, luego de pasar ocho meses en el penal de El Pochote, ubicado en el municipio de Zamora. 

Madrigal Figueroa, de extracción perredista, fue acusado de cometer delitos contra el sistema de seguridad pública y por proporcionar información de seguridad al crimen organizado. 

El ex alcalde fue capturado el pasado mes de octubre junto con el director y el subdirector de seguridad pública municipal, a quienes presuntamente los instruyó para proporcionar información de seguridad pública al cartel de Los Caballeros Templarios. 

La liberación de los ex munícipes se da en el momento en el que la Procuraduría General de Justicia en el estado se encuentra acéfala, ya que el ex procurador de justicia, José Martín Godoy Castro renunció a su cargo el pasado 15 de junio.