Entradón en el estadio Morelos, para ver al astro brasileño Ronaldinho, en partido de la Jornada 16 del Clausura 2015, y en media hora, “Dinho” le cambió la cara a un desangelado encuentro y se robó el show entre la afición michoacana, que nuevamente vio caer a su equipo; en esta ocasión, 1-2 ante Querétaro, con un tanto de penalti del propio sudamericano. Con este resultado, Monarcas se despidió de su gente en el torneo y seguirá como sotanero del futbol mexicano.

Al final, el arquero Jorge Villalpando sí se alcanzó a recuperar de su lesión y saltó a la cancha en el once inicial, al igual que el atacante David Depetris, Hibert Ruiz y el joven Ignacio González, quienes fueron novedades para los michoacanos. Por parte de los Gallos, también salieron con varios elementos surgidos de su cantera, mientras que el astro brasileño y culpable de que la directiva local haya incrementado los precios de los boletos, Ronaldinho, permaneció en la banca.

Apenas en los primeros suspiros del cotejo, Monarcas hizo levantarse de sus butacas a los aficionados, con un cabezazo de Hibert Ruiz, a balón parado, que se fue ligeramente desviado del palo derecho del meta queretano, Tiago Volpi. Los locales se pararon muy bien atrás y chispazos al frente ponían nerviosa a la zaga rival; ahora, fue el turno del colombiano Jefferson Cuero, quien probó de larga distancia, pero en el fondo con gran lance, el arquero brasileño desvió la de gajos. Tras 15 minutos, el marcador seguía 0-0.

La visita decepcionó con muy poca ambición para buscar el arco de enfrente, pese a que necesitaban el triunfo para meterse a la lucha por la Liguilla, pues el empate prácticamente los dejaba sin chance; sin embargo, tras 35 minutos no habían generado una jugada de verdadero peligro sobre la meta de Villalpando. En medio de un abucheo bien merecido del respetable, culminaron los primeros 45 minutos, y de nada sirvió ver una estadio Morelos prácticamente lleno, para motivar a las dos escuadras que ofrecieron uno de los peores primeros tiempos de la temporada.